7 Claves para regalar un masaje.

Cualquier momento es bueno para hacer un regalo, pero hay situaciones especiales como Navidad, Reyes, aniversarios o celebraciones en que el regalo se erige como protagonista del evento. La oferta de posibles regalos es muy amplia, sin embargo, en ocasiones, nos encontramos sin saber que regalo hacer. En este artículo detallo siete motivos por lo que un masaje puede ser un estupendo regalo, en cualquier ocasión, para demostrar nuestro cariño hacia otra persona, o hacia uno mismo.

Los masajes mejoran la salud
Siempre ha sido así, pero hoy los estudios detallan los muchos los efectos del masaje en el organismo. Y aunque varían según el tipo de masaje, hay efectos benéficos comunes: aumento de la temperatura, activación de la circulación, activación de la nutrición de los tejidos, disminución de edemas, sedación, relajación muscular, liberación de adherencias y mejora del metabolismo muscular entre otros. No es que el masaje cure enfermedades, pero sí que estimula los mecanismos naturales del cuerpo para acelerar la sanación.

Los masajes proporcionan felicidad
Los psicólogos investigadores nos dicen que vivir experiencias es más satisfactorio que conseguir objetos. El masaje es una experiencia psicofísica emocional que nos reconcilia con el cuerpo y el espíritu. Parar por un rato y dejarte cuidar es toda una satisfacción a la que se une el efecto placentero del propio masaje. A diario, los masajistas ven como crece y se enriquece el brillo de los ojos de sus clientes gracias al masaje.

Los masajes alivian dolores
Esto es algo que se conoce empíricamente desde la antigüedad, pero nuevamente la ciencia nos lo confirma. La acción mecánica del masaje sobre la piel activa neuronas inhibidoras del dolor, así mismo produce un efecto de sedación que disminuye la sensibilidad de las terminaciones nerviosas dolorosas.

Reducen el estrés y permite dormir mejor
El masaje permite sentir en lugar de pensar, cambiando la tendencia del estrés a generar más estrés. Los estímulos que llegan al cerebro desde los receptores de la piel proporcionan calma y tranquilidad, aliviando los síntomas del estrés, la ansiedad, la fatiga y la tensión y facilitando el descanso. Además, disminuye la rumiación de pensamientos

Ayudan a recuperar lesiones
Mejora las propiedades del sistema muscular, especialmente del metabolismo. Logra relajar los músculos excesivamente tensos, elimina los desechos celulares y estimula la circulación haciendo que mejore ampliamente el estado funcional del músculo. Ayuda a recuperar las funciones de las articulaciones mejorando tendones y ligamentos

Mejoran la economía local
El masaje no te lo pueden traer mensajeros, ni por correo, ni por servicio exprés. El masaje lo has de disfrutar en tu casa o en un centro de la localidad en la que estés. Tu gasto revierte enteramente en la economía local. El masaje lo realiza un profesional local en un centro local. El masaje no aporta beneficios a multinacionales ni intermediarios externos salvo que vayas a un spa de una cadena de hoteles.

Cuidan el medio ambiente
El masaje no usa embalajes ni de cartón, ni de plástico. Cuando decides regalar un servicio que mejora la calidad de vida, en lugar de comprar posesiones materiales, estas reduciendo la huella ecológica de tus acciones y contribuyendo a mitigar el cambio climático.

Por último, señalar que se puede elegir entre muchos tipos de masajes, que se puede personalizar de acuerdo a las necesidades y gustos del propio cliente y que se puede hacer a niños, adultos o mayores (incluso a mascotas) Y aún hay mucha gente que no ha probado un masaje.

Roberto Alvarez Dominguez, masajista.