La Felicidad

¿Existe la felicidad? ¿Es posible encontrarla? ¿Como se consigue? Estas son algunas de las muchas preguntas que nos planteamos a lo largo de nuestra vida en infnidad de ocasiones pero en primer lugar intentaremos dar respuesta a una pregunta que puede englobar a todas estas y es posible que existan tantas contestaciones como personas o entes hay en el mundo. ¿Que es la felicidad?

Para empezar, no podemos obviar la definición de diccionario así que ahí va:

1. f. Estado de grata satisfacción espiritual y física.

2. f. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz. Mi familia es mi felicidad.
3. f. Ausencia de inconvenientes o tropiezos. Viajar con felicidad.

Una vez vista la defnición que ya todos conocíamos o intuíamos está todo aquello que relacionamos con la felicidad, es a lo que llamamos “los tópicos”: “Si me tocase la lotería sería muy feliz, ya que podría hacer lo que quisiera.”

“Puedes ir para acá y para allá sin pensar en nadie, pero al fnal la familia es lo importante.”
“La felicidad está en las pequeñas cosas de la vida, esos detalles que nos hacen levantarnos de la cama.”

“La felicidad es compartir y darte a los demás. Ser voluntario para causas humanitarias te dará la felicidad.”

Y muchas otras afrmaciones y divagaciones de perogrullo propias de libro malo de autoayuda…

En resumidas cuentas la Felicidad es un compendio de definiciones y acepciones culturales y locales que hacen que sea un concepto tan subjetivo y difícil de alcanzar que sirve de caldo de cultivo para multitud de gurús, guías espirituales, psicólogos y flósofos de vida así que por ende nosotros no seremos menos e intentaremos aclarar que es la felicidad desde nuestro punto de vista.

¿Qué es para nosotros la felicidad?
Dicho en breves palabras la felicidad es una constante, es decir, es algo que se debe crear cada día, y cada persona cuida de la suya. Hablamos de CONSTRUIR: puedes imaginarte la felicidad como una casita en la que cada día vas poniendo un ladrillo, vas anexionando nuevas habitaciones, cuidas su jardín o parcelas su patio.Es decir, la felicidad no es algo a lo que se pueda llegar, como en una carrera, en la cuál si la completas ya la tienes para siempre; o algo que pueda comprarse, como por ejemplo si te tocase la lotería, sería algo estupendo, quizá ya no tendrías que volver a trabajar, pero, ¿no tendrás que volver a realizar ciertas acciones relacionadas contigo y con los demás para lograr cierta armonía?, ¿no es cierto que aún teniendo todo lo material soñado y cubiertas todas tus necesidades para toda tu vida también requerirías tener una relación sana con tus allegados?, ¿qué hay de la huella que quieres dejar/transmitir al mundo, tu proyecto de vida? Por este tipo de cuestiones preferimos ver la felicidad como un proceso constructivo, algo así como el hambre y la sed, hay que estar atentos cada día a ellos y así lograr un estado lo más largo y constante posible de bienestar y salud.

DIEGO BAYÓN Psicólogo y Experto en Inteligencia Emocional