La primavera la sangre altera


De todas y todos es conocido este dicho que guarda un sentido literal cuando lo aplicamos a la Medicina Tradicional China.

Según esta teoría, todas las estaciones se relacionan con un Elemento diferente que explica y predice las características particulares de cada fase y que está conectado con tejidos corporales, órganos internos, emociones, sentidos, colores, puntos cardinales etc… Los 5 Elementos son: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Y el que tiene relación con la primavera es la Madera.

Vemos una elevación de la energía cuando viene la primavera: las plantas vuelven a mostrarnos toda su belleza repletas de las sustancias nutritivas que las hacen crecer, nos apetece salir mas a la calle por el buen tiempo a realizar actividades físicas y de ocio, se manifiestan las alergias y a nivel emocional “nos venimos arriba” en comparación con el invierno que parece que “nos da bajón”.

Según la Medicina Tradicional China, la primavera y por consiguiente el Elemento Madera, se relaciona con el Hígado. No como un órgano aislado sino como un conjunto funcional de estructuras que guardan relación entre sí. El Hígado se encarga de reservar la Sangre y de dejar libre la circulación energética y sanguínea en el cuerpo. También se relaciona con la ira, los tendones, el sabor ácido y el color verde. Cuando se ve alterado, es decir, cuando asciende su energía, en este caso diríamos que hay un exceso de Yang de Hígado que se traduce en: mal humor, irritabilidad, suspiros frecuentes, dolores de cabeza en las sienes, vértigo, tensión ocular, boca amarga, dificultades para dormir, hipertensión arterial… Todos estos síntomas nos revelan que hay un exceso energético que debe de ser regulado si queremos volver a la situación normal, es decir, el equilibrio.

La primavera, con su energía de elevación, de crecimiento, Yang, favorece la aparición de estos síntomas en personas con tendencia a la irritabilidad y al mal humor, es por eso que “la primavera la sangre altera” porque según esta teoría si que produce un movimiento interno que puede causarnos desequilibrios emocionales dependiendo de nuestra constitución y hábitos de vida.

Los alimentos que estarían indicados en primavera según la Medicina Tradicional China son los ácidos: naranja, manzana, tomate, fresa, mandarina, melocotón, kiwi… Por su energía ácida y su naturaleza fresca tonifican el aspecto calmado del Hígado: el Yin. Cuando el Yang está en exceso el Yin lo equilibra y le hace volver a la normalidad para prevenir y tratar las enfermedades.

Los naturópatas y acupuntores también usamos herbología tradicional china para regular esta condición cuando la prevención o la alimentación no han sido suficientes. Hay plantas como Tian Ma, Gou Teng o Zhi Zi que en algunas prescripciones nos ayudan a descender el ascenso de Yang de Hígado. También usamos la acupuntura como método de regulación y de reequilibrio del organismo. Puntos acupunturales como H2 Xingjian o H3 Taichong son usados en las patologías de Hígado con ascenso de Yang para tratar estas situaciones.