La Sabiduría del cuerpo

“La postura de nuestro cuerpo y cómo nos movemos expresan nuestros pensamientos y creencias, aunque no seamos conscientes de ello”
Hagamos una prueba: si ahora mismo: te levantas y caminas con la espalda encorvada, el pecho hundido, la cabeza agachada, con la mirada al suelo, los brazos cruzados en el pecho y los hombros contraídos, caminas despacio al ritmo de una música como Fly de Ludovico Einaudi.
O simplemente te sentaras, tapándote la cara, cerrándote, haciéndote chiquitita, tu cuerpo rígido, escuchando tu silencio interno. Observando tu respiración, pensamientos, sensaciones corporales.

Podrías describir que emociones o sensaciones afloran de tu interior, puede ser que sientas tristeza, soledad, depresión, o que se te escapen algunas lágrimas y que hasta tengas poca energía y que no te dieran ganas de moverte y si pensaras en caminar, te costaría mucho incluso hasta te cueste respirar. Y que el miedo que se apoderara de tu cuerpo y que sientas más rigidez corporal.
Es cierto que cuando estamos tristes andamos o nos sentamos con un aire de tristeza. Pero tambiién es cierto que cuando nos movemos como una persona triste nos sentimos tristes.
Puedes observar los pensamientos que en este momento te invaden? Cómo está tu cuerpo? Encuentras alguna relación entre tus pensamientos, tus sensaciones corporales, tus emociones y en cómo te estás moviendo ahora mismo.

Ahora cambia tu postura camina con los hombros relajados, la espalda derecha, el pecho abierto y si hubiese alguien establece contacto visual con esa otra persona y sonríe.
Y si quieres ponte una música alegre, cualquiera que a ti te guste mucho y camina al ritmo de esta canción, o baila si quieres, déjate llevar por esa melodía.
Y ahora, ¿cómo sientes tu cuerpo? relajado, suelto, con más energía, coincide tu ritmo interno con el ritmo de la música.

Puedes observar ahora tu cuerpo y tus emociones, sientes que algo cambió?¿Cómo está tu respiración? Qué sensaciones, emociones, pensamientos han sido diferentes?
“La emoción crea la postura corporal, pero la postura corporal también crea la emoción”
La liberación somato- emocional se basa en cómo las emociones afectan al cuerpo y viven en los tejidos.
Céntrate en un problema, un dolor de espalda, un dolor de cabeza, o lesión que tengas ahora mismo. Y resérvate unos minutos para hacer este ejercicio. (puedes tener una libreta y un boli para escribir al final).

Deja que tu cuerpo sabio se mueva libremente:
Túmbate en el suelo, pon atención a tu respiración. Céntrate ahora en ese problema, dolor corporal o lesión que tienes ahora mismo. Haz un escaneo corporal, pon atención plena desde los dedos de los pies y ve ascendiendo por las piernas, la pelvis, el vientre, la espalda, los brazos, el cuello, la cabeza. Observa que sientes en cada parte de tu cuerpo. Explora la cualidad de cualquier sensación que destaque. ¿Qué sensación es? Densidad, temperatura o color. Deja que tu cuerpo se mueva libremente, tal vez empieza a temblar. Sigue moviéndote al ritmo de tu melodía interior. tal vez esté saliendo algún recuerdo, un miedo, tristeza. Cuando estés lista descansa, en una postura cómoda, escucha a tu cuerpo, tal vez te envía una palabra, una emoción, sensación, sentimiento. Dale la gracias a tu cuerpo por hablar contigo.
Usa la observación de la postura corporal y el movimiento para reconocer emociones y creencias, incrustadas en tus corazas musculares.

Escucha tu Cuerpo, Siente tu Alma.
Alejandra Juarez. Entrenadora Personal y Emocional. Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y De